viernes, 18 de noviembre de 2011

Capítulo 32: "Ojos de luna"


 Una figura se recortó contra las sombras del bosque. La luz proveniente de la casa estaba en sentido contrario por lo cual no le iluminaba el rostro.
 Bill no alzó la mirada, ¿qué explicación tendría para ello? solo se quedó con la cabeza entre las piernas esperando algún ruido que le indicara que aquella persona se había alejado.
-Bill- susurró una suave voz. No era la que él esperaba y eso le partió más aún el alma.
 Al encontrarse sin respuesta, la emisora prefirió volver a llamarlo.
-Bill- ahora su voz sonaba más nostálgica- mírame por favor...
 Ella había visto el instante justo en que su alma se partió en dos. Lo había estado observando atentamente desde que entró a la fiesta y pudo captar cada una de las emociones dirigidas a (tu nombre) que ésta última no vio. Siempre estaba pendiente de lo que a él le pasaba.
 El chico se removió incómodo en las hojas pero no se dignó a levantar la mirada. Nadie lo vería en ese estado. Nadie lo comprendería... solo "Ella" y ya no estaba a su lado.
-Sé que no soy lo que esperabas- siguió ella en el mismo tono- pero tú si eres lo que yo espero- se sonrojó completamente al decir eso pero no tuvo que ocultarse porque él no la miraba- y te esperaré hasta que decidas mirarme.
 Bill sintió una puntada de culpa en el pecho al oír esas palabras. Aquella chica le estaba declarando su amor ahí mismo mientras él sufría por el amor de la novia de su hermano. ¡Que lío el de su mente!
-Vete- soltó algo molesto. En verdad él deseaba estar solo.
 La chica se sintió excluida inmediatamente y deseo salir de ahí pero el amor era más fuerte y no obedeció. Con los ojos llorosos por el dolor que le había causado esa nimia orden lo miró nuevamente, intentando que él la mirara por unos segundos. No había respuesta.
-Te dije que te fueras- volvió a repetir con odio destilado de su voz.
-No me iré- la voz de la chica estaba a punto de quebrarse.
-Pues si es así- dijo levantándose pero sin mirarla- me voy yo.
 Ni siquiera él mismo podía comprender porque la trataba tan mal. Quizás solo deseaba desquitarse con alguien y ella era la más cercana.
 Comenzó a caminar con rumbo a la ciudad pero los sollozos ahogados de aquella chica lo detuvieron. No soportaba ver a una mujer llorar.
-Lo siento- susurró por última vez antes de emprender nuevamente su rumbo.
....................................................

 Narra (tu nombre)
 Me podría haber quedado siglos atrapada en sus labios pero Simone nos interrumpió con una fingida tos.
-Hola Simone- salté en sus brazos de inmediato para ocultar lo roja que me había puesto.
-¡Cariño! Pensé que no volverías cuando...
-¿Cuándo...?- preguntó Tom.
-Cuando viste la sorpresa que le tenía Andreas- al parecer mi suegra no se había percatado de mi mirada urgente rogando que no dijese eso.
 Tom me miró confundido y yo solo miré a Simone con odio. Cuando notó mi incomodidad se salió por la tangente y nos despidió con un afectuoso abrazo a cada uno. Eso no solucionaba nada.
-Viste... ¿todo?- soltó luego de unos interminables minutos en que quedó meditando lo comentado por su madre.
-Supongo que si...
-¿Y por qué tardaste tanto en venir?- se oía afligido- eso pasó hace horas...
-Porque... porque...- tragué saliva. Mi último plan, improvisado, había sido no tocar el tema pero como Simone habló.
-Dime- ordenó molesto, recién levantando la mirada hacia mí.
-Porque salí a dar una vuelta...
-¿Sola? ¿Por Hamburgo?- vaciló- eso es peligroso, no lo creo...
-Sola no... yo...
 Tom se quedó meditando unos segundos mientras bebía un sorbo de alguna bebida que tenía en su vaso.
-Fuiste con Bill- afirmó.
-Esto... si. Él me vio cuando salí de casa y me acompañó.
-Por más de dos horas...
-Fuimos a un bar- mentí mientras en mi mente se revivía cada escena vivida con Bill.
-Claro- al final se dio por vencido- de todos modos... perdón por lo de Chantelle, yo no lo sabía y Andreas no te conocía... él lo planeó todo.
-No importa- de nada valía pelear- lo supuse luego de hablar con Bill.
 No tenía cara para reclamar nada. En realidad ambos estábamos sumergidos en nuestra propia burbuja pero por separados.
 ¿Qué sería de nosotros? Lo amaba como a nadie pero tenía miedo de que supiese la verdad y todo acabase. Quería gritarle la verdad para no sentirme con ese cargo de conciencia pero no sería bueno.
 Aún separados por esas invisibles burbujas, alguien nos interrumpió.
-Tom- una voz algo chillona se hizo notar- ¿vamos a bailar?- preguntó tomando a mi novio por la polera.
-Chantelle, no...- se excusó de inmediato- estoy con (tu nombre), mi novia- finalizó enfatizando la última palabra.
-¿Y eso qué? Eso no quiere decir que no puedas bailar con otras chicas- Chantelle se dirigía solo a Tom. No sé si era intencional o no pero cada vez se iba interponiendo más entre él y yo y ahora solo veía la espalda de ella.
-No Chan...
-Ya baila- ordené alzando un poco la voz, me estaba exasperando- y luego ya vemos... adiós.
 Salí del lugar inmediatamente. Esta vez no me fui afuera ni nada, solo necesitaba alejarme un poco de ella... ¡No la soportaba!
 Quería hablar con Bill para, bueno, solamente para poder sentirme bien pero por más que lo busqué no pude hallar ni rastro de él. Ni siquiera las personas de la fiesta lo habían visto.
-Bill- dije hacia la nada- ¿dónde estás?
-Huyendo de ti- respondió una voz de algún lugar de la sala. Tuve que dar un par de vueltas para poder enfocar de donde provenía.
-Hola Pía- saludé animosa- ¿qué dices?
-Bill está huyendo de ti- dijo irónicamente, se oía dolida- intenté hablar con él pero no pude... yo...- podía ver en su semblante las ganas de llorar que tenía- nada.
-¿Cómo sabes eso?- No podía entender por qué Bill huiría de mi.
 Me quedé esperando una respuesta que no llegó porque Pía comenzó a sollozar lentamente hasta que se ahogó en su llanto y desapareció. Tuve la tentación de ir a buscarla pero lo que dijo sobre Bill me dejó intrigada.
 Me abrí paso entre la gente, saludando a algunos, y rápidamente me escabullí de la fiesta. Él no podría haber ido tan lejos.
-Bill- llamé cuando ya me encontré lo suficientemente lejos- ¿dónde estás?
 La ciudad estaba en un silencio agotador, solo el ruido de algunos autos interrumpía todo porque la gente ya no transitaba por ahí.
 Caminé por un par de calles sin dar con el paradero de mi cuñado. Ya cansada de la búsqueda volví al condominio sin esperanzas. Al parecer Bill si se ocultaba de mí.
 Mis pasos resonaban en ese camino lleno de hojas secas. No quería volver a la fiesta aún, no sin Bill y menos si estaba Chantelle adentro pero ya no tenía más que hacer.
-No te congeles sola aquí afuera- sentí una voz a la distancia, era él.
-¿Bill?- pregunté intentando ubicarlo- Oh Bill, te busqué por todos lados...
 Intenté abrazarlo pero no correspondió a mi gesto. Lo sentía vacío y distante... él no era mi Bill.
-¿Qué pasa?- Busqué su mirada pero me apretó contra su pecho para que no pudiese levantar la vista- ¡Bill!
-Te amo- susurró contra mi pelo y me quedé tranquila- te amo y te necesito tanto que yo...- su voz se había quebrado por lo que tosió un par de veces- no me hace bien estar así contigo...
-Bill- repetí su nombre como consuelo. No podía hacer nada, en realidad me había sentido tan bien cada vez que estaba con Bill que ni siquiera pensé en como se sentiría éste- lo siento.
-No lo sientas- pude sentir como sonreía, solo lo sentí porque no podía ver su rostro- Ha sido genial estar contigo tantas veces... solo me confundí pero, no importa.
 Lo abracé con fuerza. ¿Por qué era tan tierno? No merecía que él me quisiera así, ni Tom, ni nadie... en verdad no merecía el amor de nadie por tratar tan mal a ese par de hermanos.
-¿Puedo hacer algo?
-Algo...- meditó y luego comenzó a moverse- creo que si, pero no te asustes.
 Llegamos a un lugar algo más oscuro, aún seguía atrapada por Bill. El viento estaba bastante frío y de no ser porque me estaban cubriendo estaría tiritando.
-Gracias por todo- solté cuando me dejó respirar libremente de nuevo- y nuevamente lo siento.
-¡Que no lo sientas más te dije!- exclamó riendo- Ahora... déjame hacer algo.
 Sacó dos pañuelos de su bolsillo y me miró sonriente.
-¿Qué haces?- ya tenía un poco de miedo.
-Calla- dijo manteniendo la sonrisa.
 Se paró a mis espaldas y me vendó los ojos con uno de los pañuelos, luego me indicó que él haría lo mismo.
-Si tú no ves, y yo no veo... entonces no será ni tu culpa ni la mía, solo se dará... dejemos todo a los ojos de la luna.
 Apenas finalizó la frase me apoyó en un árbol que había a mis espaldas y comenzó a besarme frenéticamente.
 "Ay, Bill" pensé y luego me dejé llevar.
.......................................................

 El baile con Chantelle había sido un martirio para Tom. ¿Cuánto tiempo más podría ella molestarlo?
 Había pasado casi un mes sin (tu nombre) y ahora todo lo que pedía era estar un momento con ella pero cada vez que lo intentaba algo se lo impedía.
-Otra más- insistió la chica- y luego te dejo en paz.
 Tom se había resignado pero estaba ansioso por volver a encontrarse con su enamorada. Las luces giraban a cada compás y ya se sentía hasta un poco mareado. El tiempo no avanzaba.
-Ya no más- aclaró cuando la segunda canción acabó- bailé suficiente.
-Pero...
 No oyó más suplicas y salió directo a la cocina en busca de algún medicamento para el dolor de cabeza. Ya no lo soportaba.
 "Para... Proci... Demo..." El chico no podía recordar el nombre del medicamento que tantas veces le había recomendado su madre y acabó por servirse uno de cada uno. Algo harían.
-Oh, mierda... ya lo recordé- susurró luego de haber bebido- Procidel era para dormir... que rayos hice...
 Comenzó a caminar de vuelta al salón para buscar asiento. No había comido hace horas y las pastillas no tardarían en hacer efecto alguno.
-Creo que...- se dijo para si mismo entre bostezos- soy un idiota- y cayó dormido en un sillón.
 El destino se había empeñado en ocultar todo. No era la pareja que estaba en medio del bosque besándose, no era el chico que acababa de caer ni tampoco la muchacha que esperaba ser correspondida por aquel que entre besos se perdía, no. La luna en aquella oscura y fría noche estaba sellando el destino de todos.
---------------------------------------------------------------------------------------------

 ¡Que aburrido! .-. Tardé dos días en escribirlo porque me desconcentraba mucho jaja y quedó esta bazofia... lo siento :c
 Aw... esta semana que pasó fue tan cansadora D: Viajé con mi curso del cole, a Valparaíso [Que queda a  5 horas de donde vivo] luego tuve que ir al cole de nuevo, agotada ._. y el viernes canté tanto que terminé con dolor de cabeza xD jdosajdoas creo que colapso...
 ¿Saben que se acerca? El aniversario de 1 año desde que fui a ver a Tokio Hotel, el 28 de Noviembre ... Ouu... T_T
 Gracias por seguir comentando, y animándome... y bueno, gracias por el sin fin de cosas que hacen inconscientemente con solo leer esto
 Las adoro chicas <3





5 comentarios:

  1. Holi soy la Pía, si esa misma es que me dio flojera colocar mi perfil jajajajajajj oie está super weno, pero igual que pena :c jajjajaja xd no hablando de verdad esta bacán C. te quiero tonta <3

    ResponderEliminar
  2. A mi me gusto jaja y ya quiero saber que harán Bill y (tu nombre)!!

    ResponderEliminar
  3. otra vez con BILL...!! xqqq
    y tom se keda dormidooo ojala que cahntelle no se aproveche de ello...
    siguelaaaaaaaa esta super interesante

    ResponderEliminar
  4. yoooo quiero que se quede con Tom............. ya que con bill no puede ser...no puede estar jugando con dos hermanos..... por favor has que se quede con Tom, y que Bill se quede con Pia, ya que ella lo ama......... plisssssssssss
    ya no quiero mas besos con bill.... plisssss jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si yo tambien quiero que se quede asi!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
      amo tu fic :)

      Eliminar