sábado, 21 de enero de 2012

Capítulo 40: "El mundo no es un paraíso".


 Tom cerró el computador con fuerza y lo dejó a un lado. Me miró por unos segundos y abrió la boca un par de veces intentando decir algo, mas no soltó nada, solo se alejó y dejó caer en un sillón.
 Nuevamente no volvimos a hablar del tema. Al parecer teníamos una extraña manía por ocultar todo aquello que nos dañara... intentar hacer como si nunca hubiese existido y no sabía que tan bueno o malo era eso.
 Tenía planeado mostrarle a Tom una parte de la cultura nacional, pero en vista y considerando que los periodistas estaban arremolinados en la entrada, no había conseguido más nada que mostrarle la ciudad y algunas cosas desde la ventana superior del lugar. De todos modos Tom se había mostrado maravillado.
-Y este- dije señalando la pantalla del computador- es el símbolo patrio. Te mostraría el himno nacional pero no entenderías nada- sonreí burlesca para molestarlo un rato.
-Algún día me tendrás que enseñar español...- sugirió dándome un rápido beso.
-¿Sabes algo?- pregunté ansiosa... sería lindo oírlo hablar español- una palabra... ¿algo?
-Miegda- dijo luego de un rato y sonrió como si hubiese pronunciado perfectamente.
-Muy bien, pero es con "r"- vi su cara de "No te comprendo... explícate mejor" y procedí a hacerlo- Sería algo como "M-i-e-r-d-a".
-Miegrrda- repitió algo cabreado y me bajó un ataque de risa. A veces era tan inútil.
>>- No te rías- replicó molesto- de seguro tu tampoco hablabas bien alemán en un principio.
-Claro que no- dije aún entre risas- pero es que esto me supera... lo siento.
 Así pasamos los 3 días en el lugar. No volvimos a mencionar a los medios, eran como una sombra oscura y aterradora que no nos permitía salir, nada más que eso.
 La última noche que estuvo en casa encendimos la televisión, por primera vez. Me dio risa ver como Tom no comprendía nada, pero el buen humor no me duró mucho. Seguíamos ahí, en la pantalla... como si no hubiesen más noticias en el mundo ¡Joder! Ahora no puedes tener un novio alemán sin salir en televisión.
 ¡Ahh! Había cometido tantos errores en todo este tiempo y todos eran por mi culpa. Si no fuese tan impulsiva e inmadura no hubiese pasado nada de esto... pero no.
 ¿Quién aceptó salir en TV? Yo. ¿Quién obligaba a Tom a dejar su trabajo unos días importantes? Yo.
 ¿No sería mejor la vida de Tom sin mí? Al fin y al cabo... No creo que le costara demasiado olvidarme y seguramente rendiría más.
 Lo miré nuevamente y vi su perfil escrutando la pantalla. ¿Sería capaz de dejarlo en algún momento? Creo que no, aunque para él fuese lo mejor, soy muy egoísta para ello.
 No sé cuanto tiempo me quedé mirándolo pero se dio cuenta y me sonrió. Esa sonrisa valía tanto. Me había dado tanto y yo no le retribuía nada. Algo debía hacer... y pronto.
-¿A qué hora es mañana el vuelo?- preguntó mamá desde la cocina.
-A las 8 a.m.- respondió Tom apartando la vista de mí rápidamente. La sonrisa que me había dedicado se esfumó tan rápido como mamá habló.
-Te iremos a dejar- anuncié con firmeza. El plan original era que saliera en una furgoneta oculta y nadie lo viera, pero no podía, tenía que hacer algo y si no era mañana, no sería nunca- hoy se descartaba porque no podría pasar la noche bajo el mismo techo después de eso-.
 Tom no dijo nada, solo volvió a sonreír- nervioso- y me besó intentando prolongar el momento pero no pudo. Yo me zafé rápidamente.
-Mejor vamos a dormir, es tarde y mañana hay que despertar temprano.
-Será lo mejor- comentó confuso y se alejó.
 Me costaría. Demasiado.

 El día se veía nublado y temía que en cualquier momento comenzara a llover... aunque eso no vendría mal, por lo menos podría dispersar un poco a la gente que de seguro estaría en el aeropuerto... porque no sería tan fácil, estaba segura.
 Tom se enfundó en un montón de ropa extraña para pasar desapercibido, a mi me pareció innecesario... era Tom con mucha o poca ropa... yo siempre podía identificarlo.
 Para suerte nuestra, la cochera del lugar tenía una entrada interna. Podríamos salir directamente montados del auto para no exponernos a los reporteros que- pese a la amenaza de lluvia- seguían arremolinados en la puerta.
 Cuando salimos, una avalancha de personas se lanzó al auto, golpeando las ventanas, presionando sus cámaras contra éstas y apretando el flash. No habían pasado ni 5 segundos y ya me sentía ciega.
 Tom me cogió la mano con fuerza y pese a todo, no la aparté. Lo necesitaba tanto y...
-A la cuenta de tres- habló mamá- aceleraré... si mato a alguien, sean testigos de que fue en defensa propia. No me dejan pasar.
 Uno... dos... tres...
 El auto salió disparado y golpeó a un par de personas... no muy fuerte, por suerte, y salimos avanzando hacia la ciudad. Se iba.
-¿Cuándo vuelven a Alemania?- preguntó Tom intentando poner un tema de conversación, de seguro, todos estábamos callados.
 Yo miré hacia la ventana y cerré los ojos un segundo. Mamá respondió pero no puse atención.
 El mundo que se veía a través del cristal era tan normal, y frío. Todo era monótono, todo era igual que siempre. Personas caminando, niños rumbo al colegio, automóviles apurados, bicicletas... todo igual que siempre. ¡No quería formar parte de esa monotonía!
 No. No. No. Debía hacerlo. Era lo mejor.
 Cuando llegamos al aeropuerto, Tom se puso gafas oscuras y yo desee haber traído las mías. Me harían falta para ganar valor.
-Bajemos- ordenó mamá luego de que estuvimos cerca de 5 minutos sin movernos, todos esperando una señal- o Tom perderá el vuelo.
 Era la hora, y yo no estaba preparada. No quería perderle de nuevo.
 Tuve la extraña necesidad de desaparecer, de caerme de un precipicio o cortarme las venas... si, eso sería más fácil.
-Vamos- Tom me tomó la mano y comenzó a tirar de mi hasta bajar del automóvil.
 No sé como lo habían logrado. Yo había acertado... el lugar estaba repleto de personas. Aún no entendía como Tom no se volvía loco, como podía seguir viviendo en paz con ese acoso... pero ya acabaría.
 Eran las 7:45, faltaban solo 15 minutos para que su avión partiera y aún estábamos en el intento de entrar al lugar. Hasta el momento nadie había reconocido a Tom ni a mí.
-Te amo- susurró Tom mientras pasábamos por entremedio de unos señores.
 No, ahora no...
 Intenté hacer como si no hubiese escuchado y seguí caminando.
-No sé que te pasa- él siguió con su monólogo mientras caminábamos- pero no estás normal. Realmente no me importa, pase lo que pase, seguiré amándote.
-¿Pase lo que pase?- solté una carcajada entre irónica y penosa- No lo sé, Tom.
-Dime que planeas, sé que tienes algo en mente.
 Me detuve en seco. ¿Cómo había previsto eso? Yo había intentado parecer normal.
 Tom se quedó frente a mí, de brazos cruzados y con los labios levemente abiertos. Pude notar como jugaba con su pircing incesantemente. Se veía nervioso. Para mi suerte él traía lentes, ocultando sus ojos... frente a frente hubiese caído rendida.
-¿Sigamos caminando?- hice ademán por seguir por el camino pero él me detuvo de un brazo.
-No- cortó de inmediato- dime que pasa.
-Terminemos- solté lo más rápido que pude, antes de arrepentirme.
 Tom dio un paso atrás, como si lo hubiesen golpeado, y se tambaleó por un segundo, luego recuperó la compostura y se acercó a mí, demasiado.
-¿Qué mierda?- preguntó con voz ronca.
-T... Terminemos, eso- mi voz sonó más fría de lo que tenía en mente- Ya no quiero estar más contigo, Tom.
-No te creo- intentó agarrarme de la barbilla pero di un paso atrás, chocando con alguien que no me interesó- No te creo nada, estás de broma, ¿cierto?
-No Tom, terminemos... ya no quiero estar contigo... todo esto me ha cansado- moví las manos exageradamente, indicando todo lo que nos rodeaba- las fans, los medios, la distancia, el tiempo... todo, ya no lo soporto- Tom iba a protestar algo pero hablé antes de que pudiera objetar algo- Ya no sé cuanto te ame...
 Mentira. Una mentira después de la otra.
 Vi como le tembló el labio inferior y se lo mordió con fuerza. Tenía las manos hechas puños y los hombros ligeramente alzados. Se veía tan indefenso.
 No sé como aún yo no había derramado ninguna lágrima pero faltaba poco para que eso sucediera y no me convenía. Eso dejaría en evidencia todo.
 Di la vuelta sin dedicarle ni una mirada más. No podía. Nunca había mentido tanto en mi vida como en ese momento y me sorprendió lo real que sonó. ¡Como si pudiera dejar de amarlo!
 Lo hacía todo por él. Estaría mejor sin mí, sin la carga que yo le suponía en la carrera. Estaría mejor si no lo interrumpiera, si no aguara su ánimo cada dos por tres... Quizás al principio se sentiría dolido, por su orgullo, pero lo soportaría. Él saldría adelante... Yo... eso no importaba, solo importaba él.
 "Si amas algo, déjalo ir" ¡Que cliché! Sin embargo, en este momento, era la más dura y cruel decisión que había tomado.
 Comencé a caminar lentamente, choqué con varias personas que se detenían a gritarme cosas pero no importaba.
 "Tom... Tom..." oía el grito de sus fans aclamándole. Era de ellos, de sus fans, no mío. Yo simplemente llegué y lo arrebaté, si derecho alguno.
 Estaba a punto de llorar y no quería hacerlo en un lugar tan público y, para peor de males, no veía la salida por ningún lado.
-¡Mentira! ¡Mientes, mientes y no sé por qué!- oí que gritaban a mis espaldas. Era su voz, era su timbre alterado por la ira y agotado por el esfuerzo que seguro hacía al correr.
 Las personas que gritaban por él callaron de pronto. Todo el mundo calló y yo me quedé estática. Su mano me había sujetado el brazo de nuevo.
>>- No te creo ninguna palabra- prosiguió Tom- ¡Sé que me amas! Yo te amo... mucho...- oí como su voz comenzaba a bajar el tono- no me hagas esto...
 El lugar estaba lleno de murmullos. De seguro ya había descubierto todo... ¿quién más gritaría en alemán toda una conversación? Si no era su Tom, nadie. No habrían tantas coincidencias.
-No lo hagas más difícil, Tom- moví el brazo para soltar su agarre pero no obtuve nada más que presión extra- Tom... ya basta.
-No, no basta... no puedes dejarme así como así.
-Se irá tu vuelo- señalé un reloj enorme que señalaba la hora desde la parte superior de una muralla, Tom dirigió su mirada ahí una fracción de segundo y se volvió a concentrar en mí.
-Eso es lo de menos- soltó con rabia, a nuestro alrededor se habían juntado muchas personas.
-Ya, vete Tom... todo acabó...- vacilé durante unos segundos, eligiendo las palabras- me aburrí de todo esto... ya no quiero más... me cansaron los fans, las cámaras... ¿quieres que repita todo? Ya no más... él amor se va.
 Más mentiras.
-No...- casi creí ver como le temblaban las piernas.
-El mundo no es un paraíso, Tom.
---------------------------------------------------------------------------------------------

 By Tom.
 -El mundo no es un paraíso, Tom.
 ¿El mundo no es un paraíso? ¿Quién era ella para afirmar eso?
 Desde que comenzó Tokio Hotel, todo para mí fue un paraíso. Era mi sueño, estaba con mis amigos, mi hermano, y hacía música... todo lo que deseaba.
 Si quería chicas, tenía chicas, si quería dinero, tenía dinero... y ahora venía ella a decir que el mundo no era un paraíso.
 Lo peor de todo es que realmente no estaba seguro de nada.
 Me quedé parado, pensando, con las palabras repitiéndose en mi mente sin cesar. Aún no comprendía nada.
 ¿No me amaba?
 No, no podía ser verdad... aún no me resignaba. No. No. ¡NO!
 El mundo si era un paraíso, hasta que ella llegó... o quizás nunca lo fue... y comenzó cuando la conocí.
 Sentí tantas cosas la primera vez que la vi, cosas raras. Luego, cuando la besé por primera vez- luego de tanto tiempo-, aquella vez bajo las estrellas... recién había terminado con Bill y eso no me importó.
 Intenté imaginar mi felicidad antes de ella y me costó. Estaba ahí, claro, pero era nimia en contraste con todo lo que sentía a su lado. No era felicidad completa sin ella.
 No. No había un paraíso... nunca lo hubo y yo tanto tiempo creí tenerlo al alcance de mi mano.
 Me dolió ver la triste realidad, no tenía absolutamente nada en ese momento.
 Miré hacia todos lados intentando encontrarla pero no la veía... ¿dónde estaba? ¿Dónde estaba todo? Solo veía más y más rostros desconocidos... nada interesante. ¡Yo la necesitaba!
 Oí que llamaban por el alto parlante. No entendí lo que dijeron pero nombraron a Alemania, era mi vuelo. Miré el reloj... quedaban 5 minutos.
 ¡Mierda, mierda, mierda! Quería tenerla a mi lado... no me podía ir sin ella, sin su amor.
 Ella me amaba aún, yo la amaba... ¡(Tu nombre), por Dios! Nunca había amado a nadie antes y ahora ella me dejaba.
-¡No, no, no!- Grité corriendo por donde la había visto la última vez.
 Las personas se hicieron a un lado con rapidez, dejándome ver el camino que había seguido. Tenía frío, mucho frío interior pero la ropa me sobraba así que me quité todo aquello que usé para camuflarme. En ese momento no importaba demasiado.
 Escuché como muchas chicas comenzaban a gritar mi nombre, sentí los flashes de las cámaras apuntándome pero no importaba. La quería a ella.
>>-¡(Tu nombre)!- grité apenas la vi... ya iba saliendo... y afuera llovía- Tienes razón, el mundo no es un paraíso- me quité los lentes para verla mejor. Si me iba, nada impediría que me llevara el recuerdo más nítido de su rostro- No, no existe un paraíso aún y yo pensé que si.
 Apenas llegué a su lado la abracé pero ella no respondió, se quedó con los brazos flácidos a ambos lados.
>>- Creí tenerlo todo, pero sin ti no hay demasiado... es más emocionante tenerte a mi lado... la vida había sido igual desde siempre y ahora llegas y le pones... vida. ¡Te necesito!
-Estabas mejor sin mí- soltó cuando creí que no diría nada- ahora... vete...
 Los flashes seguían sobre nosotros, incesantes.
-No puedo, no puedo irme sin ti... sin tu amor.
 Alcé su rostro con una mano y lo acaricié... pero ella huyó, de nuevo, como lo hizo la primera vez que intenté acercarme a ella- hace ya tanto tiempo-.
 Afuera llovía como no había visto en mucho tiempo. El agua caía casi como una cascada y apenas se veía al frente. No podía dejarla salir así.
-No huyas de mí- supliqué agotado...- El mundo no es un paraíso- tomé una de sus manos y la apreté con suavidad- No, no lo es... pero...- vacilé a punto de llorar, si se negaba... no sé que sería de mí- ¿te gustaría construir uno a mi lado?
 Ella me miró unos segundos y luego bajó la vista. Cuando la volvió a alzar estaba llorando.
-Era lo mejor para ti- soltó en un murmullo que apenas oí por toda la bulla exterior- pero no me dejas...
-Lo mejor para mi eres tú- la abracé nuevamente pero estaba vez se aferró a mí, como tanto deseaba.

 Quizás nos costaría demasiado seguir adelante, pero como sea... juntos intentaríamos crear nuestro paraíso personal.
--------------------------------------------------------------------------------------------

 ¿Se acabó? :C Si, se acabó. Is the end <3
 Espero que les haya gustado el final. A mi no me convenció pero... en fin. Era lo que siempre planee.
 Aw... que nostalgia pensar que esto comenzó hace casi un año :c <3
 Ha sido lo mejor conocerlas a ustedes. Han sido todas muy importantes para mí.
 Gracias por todo <3
 Pronto subiré otro fanfic... muy distinto a este. Yo creo que en Febrero o Marzo... ya llevo bastante escrito xD
 Eso... nuevamente gracias por todo =]

16 comentarios:

  1. ho ya acabo me encanto no es como todos los finales felices esto es diferente te deja con la incognita como ¿que pasara?o si no ¿los periodistas los seguiran molestando ?

    ResponderEliminar
  2. que dolor acabo :( que mal ya estaba a contunbrada a leerlo bueno espero que subas pronto la nueva tenporada yo seguire leyendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente subiré un fic nuevo.. este es el final, final :c
      Gracias por leer :D

      Eliminar
  3. si yo igual concuerdo te seguire leyendo tambien dale estefa que se puede vamos por una fic mas

    ResponderEliminar
  4. me reencanto el final talves a ti no te parecio pero para mi es perfecto espero tu otra fic oye nunca te dije esto pero tienes un don para escribir algun dia puedes ser una gran escritora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh *-* Gracias por tu comentario. Que lindo <3
      Muchas gracias :3

      Eliminar
  5. awwwww ame el final...
    lo importante es que kedaron juntos..
    a enfrentar el mundooo...!!
    gracias a ti ame tu fic :)

    ok nos estaremos leyendo pronto :)

    ResponderEliminar
  6. me encantooooooooooooooooooooooa
    awwww voy a llorar...fue increible tu fic =)
    *.* definitivamente me enamore jejejee
    el mejor final..... fue lo mejor...pe
    ro ya me dio penita porque ya no van a ver mas capitulospe
    ro me fascino toda la ficc completa =)

    ResponderEliminar
  7. A.Denisse Crisanty31 de enero de 2012, 18:48

    TE JURO QUE ME ISO LLORAR ... FUE MUY EMOCIONANTE, INCREÍBLE.. HAY DIOS... LLORE ENCERIO!!!.. ME ENCANTO MUCHISIMO ... ME DUELE QUE HAIGA TERMINADO ... DEFINITIVAMENTE ESTA FIC ESTARA EN MI LISTA DE MEJORES FIC. (SI SI TENGO UNA LISTA, SI ES RARO PERO BUENO) JAJAJA ME ENCANTO NUNCA ME PERDI UN CAPITULO!!! .CUANDOO COMIENCES LA SIGUIENTE NO OLVIDES DE AVISARME!! APUESTO QUE ME ENCANTARA COMO ESTE .. sigue haciendo fic's .. me encanto!

    ResponderEliminar
  8. AH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    LO AME, LO AMRARÉ Y LO SEGUIRE AMANDO HASTA QUE EL INTERNET NOS SEPARE...
    ME ENCANTO EL FINALY CUANDO SAQUES TU NUEVP FIC NOS AVISAS PLIZ QUE SOY ADICTA A TUS HISTORIAS ♥♥

    ResponderEliminar
  9. PREGUNTA
    ¿Que sucedio con Bill?
    ¿y Pia? ¿yLogan-aunque no aparecia desde hace muuuuuuuuuuuuuuuuchho tiempo-?
    ¿Bill se quedio con Pia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... lo de Pía y Bill queda como... una historia abierta... aunque igual tienen un algo...
      Logan... quedó con Gaby... en Alemania :]
      A lo largo de la historia hay que ir dejado de lado algunos personajes, para poder acabar... pero me alegro que los recuerdes <3
      Gracias por leer :D Y tus comentarios :c Que lindos <3

      Eliminar
  10. Dejo mi huellita aquí despues de... ¿cinco años? Vaya, aun recuerdo cuando subias cada capitulo.
    Creo que hoy dia me dió la añoranza de leer los fics buenisimos aue leía a los catorce xD
    Por si lees esto... ¿todavia escribes historias? Ya no importa si no son de TH, realmente me gusta como escribes.
    Cuidate.
    P.D: soy la chica del comentario de arriba xD

    ResponderEliminar